Más Información

Más información

Si deseas más información,

contacta con nosotros. 

 

De Interés Sanitario

 

Patrocina


 

Mitos y realidades

Aún hoy en día existen numerosos mitos que hacen que algunas personas no expresen su deseo de ser donante de órganos. Aquí tienes una lista de mitos y de realidades:

 

mitos “Si mi vida está en peligro y saben que tengo la tarjeta de donante no harán esfuerzos por salvarme.”
mitos “Estoy trasplantado, por eso no puedo ser donante.”
mitos “No puedo ser donante porque hace años me diagnosticaron un cáncer."
mitos “Aunque tengo la tarjeta de donante será mi familia quien deberá dar su consentimiento.”
mitos “No puedo ser donante porque quiero que me incineren y no que me entierren.”
mitos
mitos “La donación conlleva una compensación económica para el donante o la familia.”
mitos “No me hago donante porque hablar de donación es hablar de muerte.”
mitos “Se trasplanta primero quien más lo necesita porque peligra su vida."
mitos “Sólo puedo ser donante si fallezco en un hospital.”
mitos “La familia del donante y el receptor se pueden conocer.”
mitos “Me preocupa que me extraigan los órganos sin estar realmente muerto.”
mitos “Tengo que ser español para ser donante.”
mitos “Mi religión no permite donar órganos y/o tejidos.”
mitos “No me hago donante porque me preocupa el estado en el que entregarán el cuerpo a mis familiares."
mitos “No puedo donar mi cuerpo a la ciencia porque quiero ser donante de órganos.”
mitos
mitos “Puedo ser donante en vida.”